La Dama de Calahorra

Primer Premio del V Certamen de Microrrelatos convocado por la Asociación de Amigos de la Historia de Calahorra, concedido a Isabel Lizarraga

La Dama de Calahorra inspeccionó a los visitantes del Museo con ojos golosones.

La Dama de CalahorraAquellos dos muchachos que la estaban observando parecían derretirse admirando su sedosa cabellera de mármol blanco y su nariz recta. “Pero no”, pensó, “quizás mi cuello grueso y mi mentón robusto sirvan mejor para enamorar a las dos chavalitas de la entrada. Y es que… ¿soy una mujer o soy un hombre?”. La Dama de Calahorra suspiró desechando la pregunta que los estudiosos ya se habían hecho unas cuantas veces. A ella, en realidad, le gustaban lo mismo los especímenes varones que las representantes femeninas.

“¡Oh, qué espanto!”, se alarmó, “¿Sería aquello homosexualidad, lesbianismo o poliamor?”

A la Dama de Calahorra le contrariaba el transcurso del tiempo: en la antigua Roma le había bastado con ser un joven efebo adorado por cualquiera de los sexos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s