Las mejores novelas escritas por mujeres

Gracias a Germán Gullón por elegir mi novela «Luz ajena. El enigma de María Lejárraga» entre las 20 mejores novelas escritas por mujeres en los siglos XX-XXI. Para mí, una sorpresa alucinante.

Textos elegidos por Germán Gullón:

1. Nada, Carmen Laforet. 2. Primera memoria, Ana María Matute. 3. Entre visillos, Carmen Martín Gaite. 4. La tierra fértil, Paloma Díaz-Mas. 5. Historia de una maestra, Josefina Aldecoa. 6. El mismo mar de todos lo veranos, Esther Tusquets. 7. Cicatriz, Sara Mesa. 8. La malcasada, Carmen de Burgos. 9. Barrio de Maravillas, Rosa Chacel. 10. La esfinge maragata, Concha Espina. 11. La indomable, Federica Montseny. 12. Tea Rooms. Mujeres obreras, Luisa Carnés. 13. La trampa del arenal, Margarita Nelken. 14. Farándula, Marta Sanz. 15. La buena suerte, Rosa Montero. 16. La mitad del alma, Carme Riera. 17. Melocotones helados, Espido Freire. 18. Últimas noticias del paraíso, Clara Sánchez. 19. Las edades de Lulú, Almudena Grandes. 20. Luz ajena. El enigma de María Lejárraga, Isabel Lizarraga

Así se eligieron las 25 mejores novelas escritas por mujeres, siglos XX-XXI

elespanol.com Así se eligieron las 25 mejores novelas escritas por mujeres, siglos XX-XXI

«Luz ajena» en CatalunyaPress

El anónimo redactor o redactora del artículo «Luz ajena: el anonimato voluntario de la escritora María Lejárraga como expresión de amor por su marido», en CatalunyaPress, entiende que el ocultamiento de María en vida de Gregorio, según se deduce de mi novela, fue un acto de amor.

https://www.catalunyapress.es/texto-diario/mostrar/2612038/luz-ajena-anonimato-voluntario-escritora-maria-lejarraga-como-expresion-amor-marido

Cuando escribí Luz ajena. El enigma de María Lejárraga, sin darme cuenta cabal, yo también lo estaba pensando. Pero yo no lo vi como un amor romántico de muchachita soñadora, sino amor del verdadero: el amor de la amistad, del compañerismo, del entenderse a pesar de los pesares, el amor de quien alcanza a querer por encima de la vanidad o los deseos personales. Tengo que agradecer al anónimo comentarista el haber comprendido mi intención y es que incluso, curiosamente, me ha dejado a mí también más claro el enigma que pretendía desvelar.